A la hora de comprar un coche de ocasión no debemos precipitarnos, la compra de un vehículo debe ser reflexiva, debemos consultar cualquier duda que nos pueda surgir ya sea en el concesionario o al particular que venda el vehículo usado.

Lo ideal sería revisar en persona el estado del vehículo, sino es posible, solicitar al vendedor fotografías de las partes más críticas del vehículo:

  1. Dedicación del vehículo y procedencia
  2. Chasis y Carrocería
  3. Motor y comportamiento del vehículo
  4. Interior del vehículo
  5. Suspensión y estado de los neumáticos
  6. Documentación del vehículo
  7. Mantenimiento, facturas de taller,  y revisiones realizadas

Paso 1: Dedicación del vehículo y procedencia:

No es lo mismo comprar un vehículo de ocasión  procedente de una familia o de un comercial que de un renting o los llamados vehículos «demo», los usados por los concesionarios para realizar pruebas con los clientes. Los primeros siempre van a tener un desgaste y kilometraje superior, de ahí que, si podemos elegir, elijamos un vehículo que a priori haya tenido un menor uso y mejor mantenimiento . De esta manera evitaremos pasos por taller y otros gastos asociados a las reparaciones o revisiones.

Paso 2: Chasis y carrocería

Es uno de los elementos que mejor va a indicarnos el estado del coche, debemos revisar posibles golpes o roces, asi como los bajos del vehículo usado, buscando corrosión u óxido que puedan señalar un mal estado del coche. Una parte muy importante que debemos analizar con detenimiento son los posibles cambios en el color de la pintura el alguna de las partes del vehículo, éstas pueden indicar un cambio de piezas motivadas por un golpe, lo que puede conllevar algún defecto importante en el chasis que se ha intentado ocultar cambiando o pintado esas partes.

Debemos inspeccionar meticulosamente las bisagras de las puertas así como los hidráulicos del maletero, tanto su funcionamiento como una posible diferencia del color, que nos indicará que el coche se ha vuelto a pintar.

Paso 3: Motor y comportamiento del coche

Aunque no tengas ningún conocimiento sobre mecánica, debes abrir el capó del vehículo de segunda mano y hacer una revisión de los siguientes elementos:

  • Medir los niveles de líquidos del vehículo: aceite, anticongelante, limpiacristales etc
  • Estado de la batería, la aparición de óxido en los bornes puede suponer un grave descuido en el mantenimiento del vehículo.
  • Revisar los tornillos y remaches del motor para poder comprobar si han sufrido alguna adulteración.

Una vez analizadas las partes de debajo del capó, debemos comprobar como se comporta el vehículo en carretera, para poder analizar si sufre alguna avería que pueda afectar a su conducción. Te recomendamos hacer estas comprobaciones en un lugar sin tráfico. Deberemos prestar atención a:

  • El sonido del motor, escuchando ruidos extraños como tintineos o fricciones al cambiar de marcha
  • Rendimiento del motor: comprobar si el coche da latigazos en los cambios de marcha o si pierde potencia al reducir o acelerar
  • Dirección: lo ideal para comprobar la dirección es, soltar durante unos segundos las manos del volante para comprobar si el vehículo se escora a algún lado, si esto ocurre el vehículo puede tener algún problema en la dirección que puede poner en riesgo su conducción.
cuentakilometros_coche

cuentakilometros_coche

Paso 4: Interior del vehículo

Este paso es el mas sencillo de comprobar pero uno de los mas importantes a la hora de sentirte cómodo cuando compres tu vehículo de ocasión, ya que un interior sucio, con quemaduras de cigarros o mal cuidado puede hacer que no te decidas a comprar ese coche. Por ello te recomendamos que, utilizando guantes, revises la tapicería del vehículo, el estado del volante, la guantera, los cinturones de seguridad y sus cierres, el estado del isofix, si hay porquería en las juntas de los asientos, el estado de las alfombrillas, el estado de la tapicería del maletero y si éste cuenta con rueda de repuesto, gato elevador, chaleco reflectante y triángulos de emergencia.

Paso 5: Suspensión y estado de los neumáticos

La suspensión son las «piernas» del coche y los neumáticos los «zapatos», de ahí que si queremos que nuestro coche circule correctamente ambos elementos deben estar en perfecto estado.

Sino queremos hacer una inversión fuerte nada mas comprar el coche los neumáticos deben tener la presión adecuada ( ver la recomendada por el fabricante), debes revisar también el estado de las válvulas, que no este agrietadas y tengan flexibilidad, y, lo más importante, deben tener el dibujo dentro de los límites legales: si el dibujo de los neumáticos es inferior a 1,6 mm no es legal conducir con ellos, por lo que habrá que cambiarlos. Presta atención a estos puntos para evitarte sustos innecesarios.

En cuanto a la suspensión, además de comprobar su estado durante la prueba de conducción, lo más recomendable es colocar todo el peso de tu peso encima de cada uno de los 4 amortiguadores para comprobar que éstos funcionan correctamente y escuchar si realizan algún ruido extraño que demuestre el mal estado de los mismos.

Paso 6: Documentación del vehículo

Para que conducir el vehículo de ocasión que compremos sea 100% legal, éste debe contar con 3 documentos obligatorios:

  • Permiso de circulación
  • Tarjeta de la inspección técnica de vehículos en vigor ( ITV) y su pegatina actualizada en el parabrisas
  • Seguro obligatorio

Paso 7: Mantenimiento, facturas de taller,  y revisiones realizadas

Por último, deberás conocer las revisiones, pasos por taller y el último checkeo realizado al vehículo, solicitando a su actual dueño el libro de mantenimiento y las facturas de los pasos por taller. De esta manera podrás conocer el estado real del coche y evitar futuros sustos. Confirma que todas las revisiones se han realizado en talleres profesionales y que se han utilizado productos de primeras marcas. Revisa también la ficha técnica del vehículo comprobando que haya superado las revisiones de la ITV a la primera.